viernes, 5 de abril de 2013

Día 73 - Réplicas de las querellas y las defensas de la UF. (4/4)

Como estaba previsto, comenzó la jornada con la réplica de los abogados de la mamá de Mariano, que debieron acotar el largo listado de temas a los que querían referirse por indicación del tribunal, que consideró que muchas cuestiones no se referían a temas "no discutidos". Así, el Dr. Maximiliano Medina comenzó refiriéndose a las mismas nulidades ya tratadas por la fiscalía, asumiendo de esa manera la defensa de lo actuado por la jueza de instrucción y la fiscalía, sobre las escuchas telefónicas que involucraron a un abogado de la Unión Ferroviaria; la intervención a los teléfonos de Favale después de su detención; las indagatorias recibidas con la causa en secreto de sumario; las medidas que llevaron a Favale; la cuestión de los operativos policiales como "no judiciables", los reconocimientos, etc.

Luego, se refirió concretamente a los planteos dirigidos contra su acusación, interpuestos por algunos defensores, por una supuesta "mutación" del hecho imputado, y replicó, también, al defensor de Pedraza, que atribuyó a la familia de Mariano un "objetivo económico" por haber citado, el año pasado, a los imputados a una audiencia de mediación civil para reclamar una reparación material por la muerte.

Después de un breve cuarto intermedio, insumió apenas unos minutos a la compañera Ferrero replicar las dos cuestiones que habían sido planteadas respecto de nuestros alegatos. Una, fruto en el mejor de los casos de un error de atención del defensor de Uño, reclamaba la nulidad de nuestra acusación porque, según señaló el Dr. Igounet, habíamos invocado la representación del compañero Ariel Pintos, el tercer herido de bala. Es claro que una y otra vez aludimos a su herida, como también mencionamos que Mariano fue asesinado, pero sólo formulamos acusación en representación de Elsa Rodríguez y Nelson Aguirre, ya que Ariel nunca se constituyó como querellante. En segundo lugar, fueron varios los defensores que alegaron que nuestra acusación se modificó sobre el final del juicio, porque planteamos que el ataque fue concebido en el marco de un plan criminal dirigido a aleccionar a los trabajadores, y que fueron parte de ese plan los tres enemigos históricos de la clase obrera: el estado, la patronal y la burocracia sindical.

No nos molestó repetirlo, pero lo cierto es que si algo venimos sosteniendo desde el mismo 20 de octubre de 2010, es que mariano cayó enfrentando a esa triple alianza antiobrera. ¿De qué "argumento novedoso" nos hablan?

Por la tarde, hicieron sus réplicas finales los abogados de Pedraza y su patota, sin que apareciera ningún dato de demasiado interés, excepto quizás el énfasis que puso el Dr. Fenzel, defensor de Pablo Díaz, en afirmar "nosotros no vamos a la Casa de Gobierno ni a la Procuración", chicana obviamente no dirigida a esta querella. Así terminó la que sería la anteúltima audiencia del juicio.