lunes, 13 de agosto de 2012

Día 4 – “Lo que no hacen la policía y los jueces lo hacemos nosotros”

La frase, lisa y transparente definición del rol de las patotas, fue leída en la jornada del lunes 13 de agosto por el secretario del TOC nº 21. Es que, siguiendo la estrategia inaugurada el jueves anterior por su jefe, José Pedraza, todos los integrantes del grupo de choque de la Unión Ferroviaria se negaron a declarar, excepto para proporcionar sus datos personales. Por eso se leyeron, por secretaría, sus declaraciones en la instrucción.

El primero de la jornada fue Juan Carlos “El Gallego” Fernández, el lugarteniente de Pedraza, que, como su jefe, admitió un ingreso mensual de $25.000, y contó que es hijo de un policía federal. Lo siguió Pablo Díaz, que dirigió el ataque en el lugar, y estuvo en permanente contacto telefónico con sus jefes antes, durante y después de su ejecución. Ahora, desde el banquillo de los acusados, se negó a decir en voz alta el nombre de su mujer y su domicilio “por razones de seguridad”.

Cuando se leyó la tercera indagatoria, la de Jorge Daniel González, saltó la definición: “Lo que no hacen la policía y los jueces lo hacemos nosotros”, había dicho a fin de 2010 el hombre cuya imagen, arengando a la patota y corriendo con un cuello ortopédico, se convirtió en ícono del ataque.

Siguieron Claudio Gustavo Alcorcel, Francisco Salvador Pipitó, Gabriel Sánchez, Guillermo Armando Uño, Juan Carlos Pérez (también hijo de policía), y, finalmente, Cristian Daniel Favale.

Comenzó entonces el turno de los policías, que también fueron llamados por orden de jerarquía, y, como sus socios de la burocracia sindical, se negaron a declarar. Mientras se leían las indagatorias de la instrucción, iniciaron el desfile el comisario comisario inspector Luis Osvaldo Mansilla, de 59 años de edad y 37 en la PFA, y el comisario mayor Hugo Ernesto Lompizano, de 56, y 38 de servicio. Ambos fueron pasados a disponibilidad, debido a esta causa, en marzo de 2011, pero aun con el pertinente descuento, Mansilla denunció que está cobrando $16.000 al mes, y Lompizano $18.000…

En el caso de Mansilla, completa su ingreso gracias a su esposa, retirada de la policía federal, que cobra su haber de retiro completo. Y Lompizano completa unos $4.000 más como profesor titular de una materia deportiva en el ISEF nº 1 Dr. Enrique Romero Brest, instituto de formación docente dependiente del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. ¿Sabrán los aspirantes a profesor de educación física quién los está formando? ¿Sabrán los padres de los futuros alumnos de esos profesores bajo qué guía aprendieron a enseñar deportes?

Así terminó la jornada, que continúa el jueves a la mañana con el resto de las no indagatorias de los policías, y, por la tarde, con la declaración de los primeros testigos, todos ellos militantes que acompañaban a los tercerizados en su reclamo.